Estocolmo

19 y 20 de Septiembre de 2012. 12º. Sol, alguna tormenta, y varios arco iris.

600 km y casi 8 horas de viajes, eso es lo que nos distanciaba de Oslo. Habíamos pasado la noche durmiendo sobre dos asientos del autobús, ya que iba medio vacío. Mi cuerpo no estaba en su mejor momento, arrastraba una gastroenteritis de hacía varios días, y mis fuerzas no eran las mismas.
Aún así, intenté dormir todo lo posible para aprovechar el día en Estocolmo.

_MG_6449

19 de Septiembre de 2012


Llegamos tempranito a la capital sueca, desde la parada de autobús, nos fuimos andando hasta nuestro hotel, ya que no habíamos conseguido couchsurfing.
En este caso, el elegido era un barco. Sí, como lo oís, nos alojamos en un barco-hotel. Era lo más barato con buena ubicación que había. Gustaf af Klint, así se llamaba el elegido. La habitación seleccionada fue una doble con baño compartido. Básicamente era el camarote de un barco antiguo que estaba atracado en el puerto, sin duda, de lo más original. El baño y la habitación estaba muy limpio. Por la noche hacía frío, así que pedimos un calefactor, que en unos minutos dejó bien caldeado el camarote. Las vistas desde el barco al anochecer son preciosas, y merece la pena disfrutar de una cerveza. Si no queréis dejaros un riñón, preguntad por la happy hour.

_MG_6184


Dejamos todas nuestras pertenencias en el camarote y nos dispusimos a recorrer la ciudad.
Como estábamos cerca de Gamla Stan, este fue nuestro primer destino. Recorrimos algunas de sus calles, mientras íbamos de camino hacia el puente Norrbro.

_MG_6191

_MG_6206


No es que el puente tenga nada en especial, simplemente era la dirección que habíamos tomado para recorrer Estocolmo, y allí nos topamos con la guardia real.

_MG_6215
_MG_6220


Iban hacia el palacio para realizar el cambio de guardia, así que como nuestro rumbo no estaba marcado por nada concreto, nos dejamos llevar, y fuimos a verla. Estuvimos un rato, hasta que nos cansamos y continuamos camino.

_MG_6241

Bajamos del palacio real por unas escaleras que conducen a la calle Slottskajen, y desde allí fuimos a Riddarholmen, una pequeña isla, perteneciente a Gamla Stan, y unida a este barrio por un puente.

_MG_6264

Su principal atractico es la iglesia Riddarholmskyrkan, que fue el lugar oficial de entierro de los reyes suecos desde el siglo XVI.

_MG_6272

Alberga varios palacios del siglo XVII, y es una zona muy tranquila para dar un paseo.

_MG_6275

Regresamos a Gamla Stan, para dirigirnos hacia el puente Strömbrom. Nuestra intención era ir caminando hasta el Museo de Historia, el cual pensábamos que era gratuito. ¡¡¡Error!!!, no era gratuito, y no recuerdo el precio, pero debió de ser alto para no entrar. Eso sí, el paseo mereció mucho la pena, pudimos ver un precioso arcoiris, caminar pegados al mar, descubrir una pequeña iglesia con nada en particular. Sin duda la caminata, de ida y vuelta mereció la pena.

_MG_6325

_MG_6300

_MG_6305

_MG_6311


Yo seguía con bastante malestar. No estaba en mi mejor momento y mi cuerpo empezaba a ser un lastre, así que decidimos, después de la caminata, pasear un rato más por Gamla Stan, hacer el mono un poco con los souvenirs, sí aun me quedaban fuerzas para hacer el payaso, comprar los imanes para nuestra colección y escribir la tradicional postal para mi primo Hector.

_MG_6284

_MG_6340

_MG_6353

Justo después de escribir la postal, comenzó una tormenta tremenda que tuvimos que aguantar bajo un toldo durante 15 minutos.

_MG_6360

Eso sí, la estampa que dejó en el cielo, y el atardecer desde nuestro barco-hotel fue maravilloso.

_MG_6377

_MG_6394

_MG_6396

_MG_6653


20 de Septiembre de 2012
Pasé una de las noches más malas que recuerdo en mis viajes. Tenía mucho frío, y calentamos la habitación con el calefactor que nos dejaron en recepción, pero a mitad de la noche no paraba de sudar, así que tuvimos abrir el ojo de buey para que entrase algo de fresco. Después de este episodio en mitad de la noche, me volví a dormir plácidamente hasta la mañana siguiente. Curiosamente, me levanté como si el día anterior no me hubiese encontrado mal, así que con fuerzas renovadas y con muchas ganas de caminar por Estocolmo, nos fuimos a nuestra primera parada del día: el Ayuntamiento. Se encuentra situado en la isla Kungsholmen ¿Y que tiene de interesante el ayuntamiento de Estocolmo? Además de contener la sala azul, donde se realiza el banquete anual de los Premios Nobel, tiene una preciosa torre.

_MG_6405

_MG_6444

_MG_6422

Se puede acceder a ella, previo pago de la entrada que cuesta 20 SEK. Ascender sus escalones no es nada pesado, y mucho menos si vas pensando en las maravillosas vistas que vas a tener en el momento de llegar a lo más alto. Una imagen preciosa, y ¿para que seguir hablando? Una imagen vale más que todas mis palabras.

_MG_6485

_MG_6468

_MG_6500

Se nos pasó buena parte de la mañana entre el paseo hasta el Ayuntamiento y la visita, así que decidimos dar otro paseo por la zona del Ayuntamiento hasta la hora de comer. Nos encanta patear las ciudad, nos gusta pasear por sus calles y vivir su ambiente.

_MG_6513


Comimos por la zona en un restaurante italiano llamado Lilla Capri, el precio estuvo muy bien, teniendo en cuenta que Estocolmo para nosotros no era nada barata. Comimos una pizza cada uno, que te incluía bebida, ensalada y café, por 10 euros cada uno.

_MG_6517

De aquí nos fuimos al metro. Todo el mundo nos decía que las paradas de metro son obras de arte, y queríamos comprobarlo, así que allí nos fuimos. Cogimos un ticket para poder recorrer parte del metro y ver esta obra subterranea. Es muy curioso y llamativo, nada que ver con las paradas de metro a las que estamos acostumbrados.

_MG_6529

Tras nuestro recorrido en metro, regresamos al centro, concretamente al Konserthuset. Se trata de la sala de conciertos de Estocolmo, conocida por ser la sede donde se entregan los Premios Nobel.

_MG_6537

Y sin más rumbo ni planificación, caminamos y caminamos. Paramos en plazas de las que no recordamos el nombre, fotografiamos todo aquello que nos llamaba la atención y nos despedimos de Estocolmo para tomar nuestro último autobús que nos llevaría de regreso a la capital danesa, donde cogeríamos nuestro avión de regreso a casa.
_MG_6589

_MG_6669

_MG_6638

_MG_6571

_MG_6688

Bye bye Capitales Nórdicas, hasta la próxima!!!

_MG_6685

Mafi.

Anuncios

2 Respuestas a “Estocolmo

  1. Pingback: Oslo | De Perdidos al Mundo·

  2. Pingback: Copenhague | De Perdidos al Mundo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s