Zurich

2 de Junio de 2012. 20º. Sol

Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de visitar Suiza, cada vez que buscaba una escapada de fin de semana, no dudaba en probar suerte. Pero una y otra vez el intento era fallido, cuando no era el precio, era el horario…, así que fui dejando pasar los meses. Finalmente, llegó a mí una genial oferta, así que sin pensarmelo dos veces, y recien llegados de Berlín, decidí reservar el vuelo y el hotel, y una vez más, avisar a nuestros amigos, para que se apuntasen a la aventura.

Salimos de trabajar y emprendimos viaje a Madrid, al llegar, allí estaban Javi, Ruben y Seyen esperándonos, solo nos faltaba Sergio, que a este viaje no pudo venir. Somos un equipazo viajero. Pasamos la noche en el aeropuerto, ya que nuestro vuelo salía a las 6:25 de la mañana y nosotros habíamos llegado a la 1. Entre risas, bocadillos y alguna que otra cabezadita, llegó nuestra hora de embarcar.

la foto 2

SDC10211

El vuelo duró apenas 1 hora y 45 minutos, y a eso de las 8:15 estábamos aterrizando en el Aeropuerto de Mulhouse-Basilea-Friburgo.

DSC00276

DSC00280

Salimos al exterior para coger el autobus que nos llevaría a la estación de trenes de Basilea. El bus es el numero 50, y cuesta 4,20 francos suizos.

_MG_0723

_MG_0728

Antes de continuar con nuestra escapada, quiero hacer un inciso con la moneda de Suiza. Como bien sabreis, o quizá no, allí no se usa el euro, se usan los francos suizos. En la mayoría de los sitios te dejan pagara en euros, pero siempre te devolverán en francos y el cambio será peor. El día que fuimos el cambio, en las casas de cambio, estaba a 1 euro – 1,15 francos suizos. En los comercios 1 euros – 1,10 francos; y si pagabas con tarjeta 1 euros – 1,18 francos. Una vez más, y como comprobamos en nuestro viaje a USA, lo mejor es pagar con tarjeta, ya que se aplica mejor cambio.

_MG_0731

_MG_0751

Con esta explicación sobre la moneda, continuamos nuestro viaje. Llegamos a la estación de trenes, y fuimos a comprar nuestros billetes para desplazarnos a Zurich. En la página web se indicaba que el precio de ida y vuelta era de 25 francos, pero cual es nuestra sorpresa, que al pedirlo en taquilla nos dice que son 31 francos cada trayecto, es decir, 62 francos el billete de ida y vuelta por persona. Podeis imaginar nuestras caras…, pero la chica nos explicó que esa tarifa es solo para las personas que poseían una tarjeta, una especie de abono. Así que bueno, a pesar de que el precio era mayor, no nos ibamos a perder la experiencia de visitar Zurich.
Con nuestros billetes en mano, nos subimos al tren. Que maravilla, super limpio, amplio, y exactamente igual que el AVE de aquí.

_MG_0745

_MG_0758

El trayecto duró apenas 50 minutos, así que a las 10 de la mañana estabamos en la estación de de trenes de Zurich.
_MG_0769

Teníamos todo el día por delante, y un sol de escandalo, así que comenzamos nuestra ruta. Nos fuimos hacia el rio Limmat por Banhofquai, cual es nuestra sorpresa que al llegar, vemos el agua más cristalina que he visto en mi vida en un río. Y es que estaba que daban ganas de pegarse un baño, y las vistas desde allí eran alucinantes.

_MG_0801

_MG_0793

Desde ese mismo momento, sabía que me había enamorado. Sabía que me iba a gustar esta ciudad, y nada, absolutamente nada, me defraudó.

_MG_0803

Nos dirigimos hacia el Lindenhof, un parque, que segun había leido se ubicaba en alto, y que desde allí podíamos tener unas vistas impresionantes de la ciudad. Y así fue, al llegar encontramos un parque super cuidado, con jardines, y un poco más arriba esas impresionantes vistas.

_MG_0861

_MG_0849

Debido al calor que hacía, estuvimos un buen rato disfrutando allí arriba y relajados en el cesped del parque.

_MG_0831

_MG_0867

Volvimos al río, y cruzamos por el puente en la Uraniastrasse. Íbamos disfrutando de cada rincón y del movimiento de gente y de coches que allí había. Sobretodo de coches, y es que los chicos no paraban de alucinar con la cantidad de cochazos que pasaban.

_MG_0905

_MG_0954

Nuestro siguiente objetivo era la Iglesia Grossmünster, pero antes de llegar estuvimos callejeando. Encontramos un mercadillo oriental con muchas cosas artesanas, y empezamos a tantear los precios que por allí se manejaban.

_MG_0911

_MG_0912

_MG_0916

Llegamos a la Iglesia Gossmünster, se trata de un templo de estilo románico que tuvo un importante papel en la Reforma Protestante. Data de los siglos XII y XIII. En la iglesia encontramos dos torres, construidas entre 1487 y 1492. Se puede subir a una de ellas, previo pago de 4 francos suizos. Y, como nos encanta subir y ver las ciudades desde lo alto, ascendimos los 182 escalones, y encontramos unas vistas alucinantes. Desde allí, no solo vimos la ciudad, sino tambien los preciosos Alpes Suizos.

_MG_0965

_MG_0926

_MG_0927

Despues de visitar la Gronsmünster, cruzamos el río para visitar otra de las iglesias famosas de Zurich, Fraumünster. Esta iglesia es conocida por sus vidrieras, de las que no tenemos fotografías ya que estaba prohíbido, pero de las que podemos decir que son preciosas, y que hacen que la iglesia tenga una iluminación especial, en tonos verdosos y azulados.
Forma parte de la antigua abadía, de la que el claustro y los edificios abaciales fueron destruidos a finales del siglo XIX.

_MG_0963

Continuamos por Stadthausquai, hasta el puerto, donde teníamos previsto coger un barco para darnos un paseo por el lago.
Compramos los tickets, 8,20 cada uno, y el paseo duraría una hora y media.
Esperamos 10 minutos a que se desalojase el barco, y nos situamos en la parte de arriba con el solecito dandonos en la cara.

_MG_1002

_MG_0998

_MG_1025

Fue un paseo precioso, unas vistas increibles, y muy relajante. Sin duda, es muy recomendable, os encantará.

_MG_1054

_MG_1080

_MG_1063

En este viaje poco os hablaré de comida, ni siquiera de un simple McDonalds. Ibamos prevenidos de que los precios eran altisimos, 13 euros un menú, y de restaurantes o cañas ni hablemos. Así que nos llevamos nuestros bocadillos, y mientras estabamos en nuestro paseo en el barco, nos los comimos tan agusto.

Tras hora y media, y un especial color gamba en nuestros cuerpos, bajamos del barco y nos dirigimos en busca de una fuente, teníamos mucho calor y mucha sed, y es que los precios de las botellas de agua son prohibitivos, 3 euros cada botella. Solución: Compramos una botella de coca cola y de nestea en un Coop, el supermercado de Suiza, y los ibamos rellenando por las maravillosas fuentes que hay repartidas por la ciudad. El agua más rica y fresquita que he bebido en mi vida.

_MG_1124

_MG_0977

Estábamos reconfortados y fresquitos, así que nos fuimos en busqueda de la sede de Google. Callejeamos disfrutando de la ciudad y por el camino, encontramos un pequeño jardin botánico, en el que aprovechamos para relajarnos un rato.

_MG_1091

_MG_1095

Seguimos caminando y, aunque está un poco lejos del centro, llegamos a Google. Por allí estuvimos un rato dando una vuelta, y haciéndonos alguna que otra foto.

_MG_1112

_MG_1113

Decidimos volver a la estación para coger nuestro tren a Basilea, eran las 6 de la tarde, pero antes volvimos a la zona del puerto, donde había muchísimo ambiente, la gente en el parque haciendo barbacoas, jugando al fútbol, tomando el sol… Pasear por Zurich fue genial.

_MG_1119

_MG_1166

Al final, cogimos el tren de las 19:30, y tras 50 minutos de viaje, estábamos de nuevo en Basilea.
Nuestro cuerpo nos pedía descanso, así que nos fuimos al hotel, al que llegamos a las 9 de la noche, ya que estaba bastante lejos de la estación, y además, el camino se hacía todavía más largo con el cansancio acumulado.
El hotel que elegimos fue el easyhotel Basel. Para ir a dormir y pegarse una ducha está genial, que es basicamente lo que necesitamos en nuestros viajes.
No sabíamos si salir al centro o no, y despues de la ducha decidimos cenar algo en la habitación.
Nosotros en Zurich compramos en el Coop unos bollitos de pan de sabores y una cuña de queso de cabra, que hicieron las delicias de nuestra cena. Por cierto, esto nos costó 6 euros, y los cacahuetes los traje de casa jajaja.

_MG_1176

Nos fuimos a descansar, ya que al día siguiente queríamos madrugar y descubrir Basilea antes de regresar a casa.
Pero esto, una vez más, formará parte de otro post.

Mafi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s