Liubliana

5 y 6 de Julio de 2012. 20º. Sol y niebla.

Aquí comienza un viaje inolvidable en el verano de 2012. Llegamos al aeropuerto Marco Polo el día 5 de Julio, allí estaba esperándonos nuestro Fiat Panda, que nos acompañaría los primeros 7 días del viaje. Los últimos 3 días, hasta nuestro regreso el día 15 de Julio, los pasaríamos en Venecia.

Durante la semana que duraba nuestro alquiler, nos dedicamos a recorrer algunas zonas de Eslovenia, Croacia, Austria, Alemania e Italia.

Eslovenia fue una de las grandes sorpresas de este viaje, no nos imaginabamos todo lo bueno que tenía para ofrecernos, y nunca nos imaginamos que tendría un capital que nos gustaría tanto: Liubliana.

Tras recoger nuestra “pequeña balita” en el parking de Locauto, compañía de coches con la que alquilamos nuestro Panda, conectamos el GPS y comenzamos nuestro camino hacia nuestro primer destino.

_MG_1758

Era nuestra primera vez con coche de alquiler, pero no la última, ya que la experiencia ha sido alucinante. No depender de horarios nos ha dado una libertad increíble.

230 kilómetros nos separaban de la capital eslovena, pero se hicieron bastante cortos, ya que las carreteras están todas en perfecto estado y ademas, íbamos muy entretenidos mirando el paisaje.

_MG_1558

Llevábamos mas de una hora conduciendo, cuando cruzamos la frontera entre Italia y Eslovenia, y el cambio de paisaje fue brutal, pasamos a encontrarnos todo verde, y montañoso. Bajar la ventanilla del coche y sentir el olor a roble era una delicia, jamas imaginé que esto era lo primero que me encontraría al entrar en Eslovenia.

_MG_1545

Nada más cruzar la frontera, paramos en la primera gasolinera Petrol que encontramos, más que nada para poder comprar la viñeta, necesaria para circular por toda la red de carreteras del pais. Nosotros compramos la mínima, que es de una semana por 15 euros.

Ya con nuestra viñeta, continuamos camino hacia Ljubljana.
Al llegar, todas las calles estaban mojadas, y nos sorprendió porque el cielo estaba azul y claro.
Luego nos enteramos que justo antes de nuestra llegada, había caído una tormenta considerable.

Como eran ya mas de las 18:00, aparcamos nuestro coche en la zona azul, frente a la casa donde nos alojaríamos esa noche.

Aquí haré un pequeño Kit Kat, ya que no os he comentado como nos hemos alojado la mayor parte del viaje. Como bien sabeis, hace unos meses nos registramos en Couchsurfing, solamente lo habíamos usado como surfers una vez en nuestra escapada a Holanda, pero en casa hemos acogido a bastantes personas, con las que hemos pasado unos ratos increíbles.
En este viaje, menos las dos noches de Venecia, el resto nos hemos alojado en casa de otros Couchsurfers. Hemos tenido experiencias geniales, y todas muy positivas, ya que Couchsurfing no es solo una forma de alojamiento, sino tambien, una forma de conocer gente de otras partes del mundo, de compartir momentos juntos, intercambiar opiniones, reírte, cocinar, conocer otras culturas, otras maneras de vida…, en definitiva, te enriquece.

Bueno, pues esa noche del 5 de Julio, la pasaríamos con nuestro Couchsurfer Edu, bellísima persona, super agradable y que nos llevó a dar una vuelta por toda la ciudad. ¿Que mejor manera de pasear, que con una persona que vive allí?

Comenzamos nuestro recorrido por uno de los símbolos de la ciudad, el Puente de los Dragones.
En la inscripción del puente aparece el año 1848, año en el que se construyó el puente original, llamado “de los carniceros”. En 1895 un terremoto lo destruyó, dejando paso al ” Puente de la Conmemoración”, que es el que actualmente conocemos como “el de los dragones”. Tras la reconstrucción, el nuevo puente se inauguró en 1901, siendo uno de los primeros de hormigón armado de Europa. En él podemos apreciar la decoración floral en estilo Art Noveau, y 20 dragones, de diferentes tamaños, en todo el puente.

_MG_1627

_MG_1610

Si seguimos caminando hacia el centro, nos encontramos con el que llaman “El Puente Nuevo”. En él, se pueden ver cientos de candados que los enamorados enganchan a lo largo del puente, y algunas esculturas bastante llamativas.

_MG_1629

_MG_1628

Frente a este puente, encontramos la Catedral de San Nicolas. Cabe destacar que se encuentra muy recogida dentro de la ciudad, en una de las zonas más céntricas y próxima al río. Está formada por una cúpula verde, y dos torres gemelas.
La edificación data del siglo XIII, pero en el siglo XIV sufrió un incendio, y despues de ser reconstruida, la invasión del Imperio Otomano hizo que fuese nuevamente dañada. Finalmente, en 1701 se comenzó a construir la Iglesia que hoy en día vemos.

_MG_1634

Continuamos nuestro camino bordeando el río Ljubljanica, hasta llegar al punto de reunion de los eslovenos, la Plaza Preseren.

_MG_1643

_MG_1641

Aquí encontramos 3 puntos interesantes de la ciudad.

El primero, el Tromostovje, o Puente Triple. Como su nombre indica, está formado por tres puentes en uno. Originariamente, hubo un solo puente de madera, que databa del año 1280. Tras un incendio, se recontruyó en 1657, y finalmente, fue sustituido en 1842, por el actual puente central que podemos observar. Los otros dos puentes peatonales, que hay a los lados, fueron construidos más recientemente, en el año 1929 y 1932, ya que siempre había allí una gran afluencia de gente.

_MG_1697

El segundo, la Iglesia Franciscana de la Anunciación. Se construyo en 1669, y es uno de los centros religiosos más visitados en la ciudad.

_MG_1644

Y, el tercero, el monumento a France Preseren, que da nombre a la plaza.
Este hombre, fue un poeta esloveno nacido en el año 1800. Es considerado el principal autor de la poseía eslovena, y está reconocido a nivel europeo como uno de los mejores poetas románticos. Incluso, en las monedas de 2 euros eslovenas, aparece su silueta y el primer verso de una estrofa de uno de sus poemas.

_MG_1642

Junto al río, nos fuimos alejando del centro de la ciudad, para meternos por callecitas que nos mostraban la vida de Ljubljana. Casas muy bien cuidadas, con sus respectivos huertos. Calles tranquilas por las que pasear tranquilamente.

_MG_1652

_MG_1658

Nos dirigimos hacia la zona oeste de la ciudad, donde Edu nos descubrió un remanso de paz, el Parque Tivoli.
No se que extensión tiene, pero para lo pequeña que es Ljubljana, es un sitio enorme. Aquel día, como había llovido, el parque olía a hierba mojada, y una fina niebla cubría todo el entorno.

_MG_1674

Comenzaba a anochecer, así que regresamos hacia el centro por el Parque Zvezda, donde pudimos ver la Universidad y la Academia Filarmonica.

_MG_1680

_MG_1681

Ya teníamos ganas de cenar, así que Edu nos llevó a una pizzería cercana al lugar donde estabamos. Es una de sus pizzerías favoritas, así que allí fuimos. Fue todo un acierto, cenamos 2 pizzas medias y una grande, y agua para los tres por 20 euros.
Totalmente recomendable, la pizzería se llama Foculus, y se encuentra en Gregorciceva ulica 3.

_MG_1682

IMG_0432

Estábamos bastante cansados, así que decidimos ir a casa de Edu para descansar, no sin antes aprovechar para pasear por el centro, y ver lo animado que estaba todo. Había mucha gente, y pasamos por la calle Kljucavnicarska Ulica, una calle estrecha donde hay un bar muy curioso. Está lleno de esqueletos.

_MG_1687

_MG_1695

Justo antes de llegar a casa, vimos el castillo iluminado, al que subiríamos al día siguiente. Por hoy había sido un día de no parar, así que dimos las buenas noches a nuestro anfitrión y no tardamos ni 5 minutos en caer rendidos.

_MG_1689

6 de Julio de 2012

Nos despertamos bastante temprano, porque a las 8 en punto teníamos que sacar nuestro coche de la zona azul, si no queríamos ser víctimas de una bonita multa.

Tras un rico desayuno, nos despedimos de nuestro anfitrión.
Desde aquí, de nuevo, volvemos a darle las gracias a Edu por toda su hospitalidad y por ser el mejor guía que se puede tener de la ciudad. Gracias.

Cogimos nuestro coche, y subimos al castillo. A esas horas el interior estaba cerrado, pero tampoco teníamos intención de entrar. Teníamos ganas de ver la panorámica que había de la ciudad. Liubliana cubierta por la niebla matutina. Estábamos solos, así que disfrutamos el rato que nos apeteció del patio interior, donde estaban montando un concierto, y de los exteriores.

_MG_1709

_MG_1716

_MG_1713

Y con esta visita terminó nuestra visita a Liubliana. Una ciudad a la que seguro que volveremos y donde nos sentimos muy bien en sus calles, y viendo su tranquila vida. Regresamos a nuestro coche, y nos pusimos rumbo a nuestro siguiente destino, la capital de Croacia, Zagreb.

Pero este será, otro capítulo que contar.

Mafi.

Anuncios

4 Respuestas a “Liubliana

  1. Pingback: Zagreb | De Perdidos al Mundo·

  2. Pingback: Tirol | De Perdidos al Mundo·

  3. Pingback: Venecia | De Perdidos al Mundo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s