Niágara Falls

1 de Junio de 2011. 32º. Sol y viento.

Primera excursión, desde Nueva York, en nuestro viaje por la Costa Este.

Suena el despertador, miro el reloj y…las 4 de la mañana Nos toca madrugar que tenemos que coger el vuelo que nos llevará a Buffalo para visitar las Cataratas de Niagara. El avión sale desde el aeropuerto de La Guardia. Nos duchamos, bajamos a recepción, donde todavía no habían puesto el desayuno, y nos tomamos un café. Nos vamos al metro, en este caso cogemos la Linea N, que está operativa durante todo el día. A estas horas la frecuencia es de 20 minutos, así que a las 5:20 estamos subidos en el metro en la parada Queensboro Plaza. Nos dirigimos hasta la parada Astoria Blvd. Allí nos bajamos, y nos dirigimos a la parada del Autobus M60, que es el que nos dejará en la Terminal C de La Guardia, desde donde tenemos que embarcar.

Entramos y sacamos nuestras tarjetas de embarque, pasamos el control de policia, damos una vuelta por las tiendas y vemos que hay un McDonalds, así que aprovechamos para desayunar algo. Despues, nos dirigimos a nuestra puerta de embarque, y desde allí ya visualizamos nuestro pájaro. Menuda cara se nos quedó al verlo. La pregunta general fue: ¿ahí vamos a ir a Niagara?.

_MG_2346

Comienza el embarque y todo bien. Nos subimos en el avión, y tiene poco que caminar, solo 12 filas, y menudos meneos que pegaba el avión, sobretodo en el aterrizaje, que había turbulencias y con lo pequeño que era, se notaban mucho más. Eso sí, muy atentos, que para 50 minutos de viaje nos dieron algo de beber.

Aterrizamos en el aeropuerto de Buffalo. Decidimos que cogeríamos el autobús que te deja en 1 hora al lado de las Cataratas, así que nada mas llegar nos tocó esperar una media hora, hasta que llegase el autobús.

El precio que pagamos fue 1,75 dolares por trayecto, así que el total 3,50 dolares i/v, el numero del autobus el 210. Yo lo recomiendo 100%, sobretodo si quieres ahorrarte el dinero que te puede costar un taxi, que la diferencia es bastante grande, y eso que nosotros ibamos 5.

Tras una hora de viaje, muy amena, ya que vas recorriendo Buffalo y pasas por la Grand Island, el autobús nos dejó en la parada de Rainbow Boulevard at Niagara Street, la misma que cogeríamos para la vuelta, pero en sentido contrario.

_MG_2349

En primer lugar, al bajarnos nos dirigimos al Niagara Center, que está justo en frente de la parada, allí preguntamos para coger el Maid of the Mist, pero el tío se empeñaba en decirme que solamente se vendían los pack en los que se incluían mas atracciones, y por el “módico” precio de 70 dolares, y yo venga decirle que no, que solo quiero montar en el Maid of the Mist. Total, que el hombre se enfada conmigo y me dice que eso no existe. Yo flipando, pero con mi fama de “ratilla”, y que no me dal gana de pagar 70 dolares por algo que no quiero, le pregunto que por donde voy hacia las Cataratas y punto, ya me buscaré la vida.

_MG_2359

Nos indica por que puerta salir, y llegamos en un momento a la entrada del Niagara Falls State Park, ¡Que emoción, ya estabamos cerca! Estuvimos haciendonos algunas fotos y localizamos el Visitor Center, entramos y preguntamos donde comprar las entradas para el Maid of the Mist, y esta vez sí que me indicaron hacia donde ir.

_MG_2391

_MG_2377

Nos dirigimos a la taquilla correspondiente, y tras 13,50 dolares, nos adentramos en el observatorio, con unas vistas preciosisimas de las Cataratas. Fue super emocionante e impresionante estar sobre ellas, verlas desde allí, ese caudal de agua tan gande. IMPRESIONANTE.

_MG_2410

_MG_2412

_MG_2456

Tras las fotos y el ratillo allí, nos bajamos en el ascensor para coger el barco. Nos tocó esperar una media hora hasta que llegase nuestro turno, nos pusimos los chubasqueros y nos adentramos en la Catarata. Fue un momento único, creo que ninguno de nosotros lo vamos a olvidar, sentir como te acercas, el sonido y derrepente verte debajo como te estas empapando y te sientes vivo y libre.

_MG_2469

Dimos la vuelta por la Catarata Canadiense y regresamos al muelle, nos bajamos y no nos habíamos mojado tanto con los chubasqueros puestos. Al salir, vemos unas maravillosas escaleras en un lado de la catarata. Comenzamos a subirlas, pensando en todo momento que tenían salida. Como hacía viento todo el agua de la Catarata venía hacia nosotros y nos pusimos caladitos, super emocionados, yo no podía ni abrir bien los ojos del agua que nos estaba cayendo. Entre risas y gritos, de pronto vemos que… NO hay mas escalera… Estupendo, a empaparnos el doble y a bajar por donde hemos subido. Cuando terminamos nuestro momento lavadora, tocaba secarse. Llevabamos los pies, las zapatillas, los pantalones y la camiseta, empapados. Después de esto no nos metimos en el Cave of the Wind, ya había tenido bastante Catarata. Nos secamos un poco en unos lavabos y después subimos de nuevo al osbervatorio y estuvimos un rato al sol secándonos, y con el aire que había aprovechamos a secar las zapatillas.

El hambre ya apretaba así que aprovechamos y nos fuimos a comer, antes de cruzar al lado canadiense. Comimos en el Niagara Center, y desde aquí seguimos los carteles que te indican por donde se cruza al lado canadiense.

_MG_2474

_MG_2481

Comenzamos a cruzar el puente, que entre fotos, video y la distancia que tiene lleva unos 15 minutos. Al llegar te sellan el pasaporte y … ¡Estamos en Canadá!

_MG_2506

_MG_2541

_MG_2540

Bajamos por unas escaleras para ver las Cataratas desde ese lado. Estuvimos dando una vuelta por la zona y aprovechamos para comprar algun souvenir, hasta que nos dimos cuenta que era la hora de volver a cruzar para coger el autobus de vuelta a Buffalo.

_MG_2639

_MG_2620

_MG_2574

Al salir de Canada, tienes que meter 50 centimos justos para pasar, volvimos a cruzar el puente y nos fuimos a comprar agua, que hacía un calor tremendo, y a esperar que llegase nuestro bus, para regresar al aeropuerto.

Cogimos el autobus 210 de nuevo, en frente de donde nos había dejado por la mañana, y tras una hora, llegamos al aeropuerto.

Ahora es cuando viene la anecdota del día. Entramos en el aeropuerto, me voy a hacer el check in para sacar las tarjetas de embarque y me pone la maquina que no están disponibles los asientos para mis vuelos. Ya me veo durmiendo en las Cataratas. Me acerco a un mostrador y una señora super simpatica me dice que no hay problema, y que si quiero me adelanta el vuelo a uno que sale una hora y media antes, es decir, que salía en 5 minutos. Le digo que sí, pero le comento que sólo quedan 5 minutos, y ella empeñada en que ¡no problem!. Pues vale, no problem. Nos da las tarjetas y nos vamos corriendo al control de policia, y al llegar…¡menuda cola!. Yo, ni corta ni perezosa, me acerco a un poli, le digo que nuestro vuelo sale en menos de 5 minutos, y que con esa cola no voy a llegar. El hombre, muy simpatico, nos abre una cola aparte y nos deja pasar. Nosotros agobiados y corriendo, escena de pelicula total, y cuando llegamos a la puerta de embarque…DELAYED. ¿¿Como que delayed?? Me acerco al mostrador, le pregunto al hombre que había allí, y me dice que está retrasado dos horas y media. Bueno, pues despues de la corridilla que nos dimos por el aeropuerto, nos fuimos a comer algo a una hamburguesería que había en el aeropuerto y a esperar a que saliese el vuelo. Ahora cada vez que lo recuerdo, me da la risa, pero en ese momento, te da un agobio brutal.

Cuando llegó la hora embarcamos, y al montarnos en el avión … otra media hora de retraso dentro del avión. Yo no hacía mas que pensar que al día siguiente nos volvía a tocar madrugar porque ibamos a Boston, y que si todos los planes hubiesen ido bien, a las 21:30, como muy tarde, tendríamos que haber llegado al hotel, así que hicimos consenso entre el grupo y, por la hora de llegada que teníamos prevista, decidimos si ir o no a Boston. Por decisión popular, y pensando en que una vez es una vez, todos decidimos seguir con el viaje a Boston. No nos importaba llegar tarde, y tener que pegarnos otro madrugón, al fin y al cabo, no todos los días se está en USA de viaje.

Tras el vuelo y bajar de nuestro avión, cogimos el autobus hasta la parada de metro, allí el tren hasta nuestro hotel, y a dormir. Eran las 23:30 de la noche, todavía teníamos que pasar fotos, videos y al día siguiente nuestro autobus salía de Manhattan a las 6:40. Caímos rendidos después del día que habíamos tenido de sensaciones, emociones y cansancio.

Mafi.

Anuncios

Una respuesta a “Niágara Falls

  1. Pingback: Nueva York | De Perdidos al Mundo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s