Belgrado y Budapest

17 de Agosto de 2015. 27º. Sol, lluvia y la tormenta del siglo.

Nos despertamos a las 4 de la mañana, tras la terrible experiencia vivida el día anterior, y que podéis leer aquí.

Con nuestros billetes de tren en la mano, nos disponemos a aprovechar las escasas dos horas que tenemos disponible en Belgrado. Con tan poco tiempo solo pudimos irnos a desayunar, y visitar dos de los puntos más importantes de la ciudad.

Desde la estación de trenes subimos caminando por la calle Nemanjina hasta llegar a Kneza Milosa. En el cruce de estas dos calles se encuentra el famoso edificio del Ministerio de Denfensa de Belgrado. El bombardeo que la OTAN lanzó sobre él en 1999 lo dejó con el aspecto con el que nos lo encontramos actualmente.

IMG_789617aug belgrado y budapest

No sabemos muy bien porque sigue estando en estas condiciones, ya que es más que evidente que está abandonado y de un momento a otro da la sensación que se va a caer. Han apuntalado un lado del edificio con unas tablas de madera para pasar por debajo, pero no da demasiada seguridad al viandante. Al menos no a nosotros.

IMG_792717aug belgrado y budapest

Continuamos subiendo la calle Nemanjina hasta llegar a la rotonda Slavija donde paramos a desayunar. Lo único que había abierto a esas horas era un McDonalds, así que yo me tomé un zumo y una pieza de fruta que llevaba en la mochila y David tomó un café y un McMuffin. Además, aprovechamos y estuvimos hablando con el encargado del lugar que se interesó por nuestro viaje. Guardamos muy buenos recuerdos del chaval, a pesar de que las pocas horas que llevábamos en Belgrado habían sido desastrosas.

Desde aquí, nos dirigimos al último lugar que nos daba tiempo a visitar. El templo de San Sava. Se trata de la iglesia ortodoxa más grande de Europa. Como su nombre indica, está dedicada a San Sava, fundador de la iglesia ortodoxa serbia. Se comenzó a construir en el año 1935 y actualmente todavía está sin terminar, ya que toda su financiación es a través de donaciones.
El lugar estaba solitario, por el parque que la rodea solo merodeaba algún borracho, palomas, y un puñado de corredores madrugadores.
Nos gustó mucho la catedral y pasear por el parque.

IMG_791817aug belgrado y budapest

No nos quedaba tiempo para más. Volvimos a la estación para coger nuestros tren con destino a Budapest, y nos prometimos que algún día volveríamos a Serbia, y a su capital, para poder recorrerla con más calma y visitar su centro histórico que habíamos leído muy buenas cosas de él.

Nos montamos en el tren, y cual es nuestra sorpresa cuando descubrimos que tenemos enchufes, wifi y los asientos se reclinan tanto que se vuelven cama. ¡¡¡Que maravilla!!!
Nos dormimos más de la mitad del camino, del cansancio que llevábamos, así que no nos enteramos de las 8 horas de trayecto.

iphone_mafi_verano_1761

A las 3 de la tarde nuestro tren llegó a su destino. No nos podíamos creer la puntualidad con la que habíamos realizado el viaje. 18 días por los Balcanes ya habían calado en nosotros y ya nos habíamos acostumbrado a otro ritmo.

Nos dirigimos a nuestro hotel. Hago un inciso para contaros que durante la noche de insomnio en Belgrado aproveché para cambiar la reserva que teníamos. En principio habíamos cogido una habitación en un hostel, pero creo que nos merecíamos un buen descanso, sin ruidos. El cambio lo hice por el Ibis Aero que se encontraba muy cerca de la estación de autobuses desde donde saldría, al día siguiente, nuestro bus a Bratislava.
Nos costó 50 euros la noche, y fueron sin duda los 50 euros mejores invertidos en descanso de nuestra vida.
Nos dimos una ducha de las que hacen historia, después de 36 horas sin poder tocar agua, y de haber dormido en el hostel de los horrores mugriendo y ruidoso.
Aproveché y lavé absolutamente toda la ropa que llevábamos, y nos fuimos a comer algo.

Al lado del hotel había un centro comercial en el que había varios restaurantes. Elegimos uno de comida local húngara, y acertamos. Por 12 euros comimos los dos. Yo comí un muslo de pollo al horno con ensalada de lombarda y pepino, y David pidió un pollo empanado con coliflor, un crepe de pollo y salsa paprika. Todo esto con una cerveza y un botellín de agua.

IMG_800517aug belgrado y budapest

iphone_mafi_verano_1762

Con el estomago lleno, y después de la ducha, estábamos listos para ir a recorrer la ciudad. En Budapest ya habíamos estado anteriormente, aquí os dejo la entrada. No teníamos especial interes de ir a ver muchas cosas, tan solo queríamos pasear. Queriamos recordar nuestra preciosa escapada de 2012. Caminar por el precioso puente de las Cadenas. Escuchar en un parque como un saxofonista tocaba. Admirar desde la otra orilla el Castillo de Buda. Y precisamente eso hicimos.

IMG_795017aug belgrado y budapest

IMG_797017aug belgrado y budapest

Todo iba genial, hasta que David me hizo mirar al cielo. Estaba en un tono azul demasiado negruzco. Amenazaba lluvia segura. Comenzamos a caminar hacia el metro para regresar al hotel, cuando la tormenta nos pilló de lleno.

IMG_798817aug belgrado y budapest

David ha visto muchas más tormentas que yo en su vida porque creció en un lugar bastante más lluvioso y tormentoso que el mío, y dice que jamás ha visto cosa igual. Yo por supuesto, tampoco había visto nada así.
Nos resguardamos en un Starbucks esperando que se pasase un poco. Nos pedimos algo para tomar, y creo que no entendieron muy bien mi nombre. En lugar de Mafi, me bautizaron de esta manera:

iphone_david_verano_0607

Sí, ahora soy una magdalena 2.0 😉

Total, que la lluvia seguía con la misma intensidad, y en lugar de ir a menos, eso cada vez iba a más. La boca de metro estaba a escasos 5 metros, así que nos decidimos y cruzamos. 5 metros, y no os podéis imaginar como nos calamos.

Cogimos el metro, y la mitad de las estaciones estaban inhabilitadas por cualpa de la lluvia. Menos mal que la nuestra estaba activa, y pudimos llegar hasta aquí.
Ahora venía la odisea. El hotel estaba justo en frente de la boca de metro, pero la zona estaba en obras así que había que rodear un poco. Como ya os habréis percatado leyendo, el paraguas nos lo habíamos dejado en el hotel. Necesitabamos una solución, y la encontramos rápido. Yo pensé en llamar a un taxi y que nos recogiera en la estación de metro, pero justo en ese momento se detiene un taxista.
Imaginad. 100 personas agolpadas en la puerta de la boca de metro esperando a que la lluvia pase, y sale David corriendo a preguntarle al taxi si está libre. Yo a todo esto, esperando con la mochila que llevaba todo lo de fotografía. Al ver que se mete en el taxi, echo a correr hacia el coche y me meto dentro. 10 segundos, y calados.
Lo gracioso es cuando le decimos al taxista que tenemos que ir al hotel que hay enfrente. Se nos quedó mirando con cara de exraño, aunque luego se dio cuenta que no había persona humana que cruzase con la que caía.
Le pagamos los florines que marcaba el taximetro, que al cambio fueron 2 euros.

IMG_800717aug belgrado y budapest

Ya en el hotel, nos resguardamos en nuestra habitación, pusimos musica y disfrutamos de un momento de relax increíble. Nos tocaba descansar, que al día siguiente comenzaba una nueva etapa del viaje.

Mafi.

Anuncios

Una respuesta a “Belgrado y Budapest

  1. Pingback: Bratislava | De Perdidos al Mundo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s